Avalos Papelería; el sueño de la Maestra Ester (Primer capitulo)

 ¿Alguna vez has soñado con hacer o emprender algo? Bueno, pues aqui te platico una historia particular, se trata de la meta de una persona muy especial, mi mamá, la Maestra Ester Avalos. 

Mi madre era docente de primaria aproximadamente desde 1991, ella trabajaba mientras estudiaba, es algo a lo que ella se acostumbro, pues durante mucho tiempo sus actividades preferidas eran aprender y trabajar, al menos de lo que recuerdo y ella me platico, porque yo nací mucho después, por allá en el 98´. Bueno, pues este es el primer capitulo de una historia muy interesante, pues para 2019, estando a un año de jubilarse, decidió que era el momento de emprender  el negocio de sus sueños la papelería.



El comienzo

En alguna ocasión, recuerdo estar mirando el market place en Facebook, de repente hacia búsquedas locas de productos que me interesaban pero para los cuales no me ajustaba con mi sueldo de servidor publico, bueno, así es como encontré unos estantes verdes chicos y particularmente económicos, no recuerdo bien si costaban $450 o $350 en aquel entonces. 

Ilusionados y siempre con nuestra "pata de perro" (osea que nos encanta andar en la calle) como decia mi mama, nos fuimos a Ciudad Guzmán, Jalisco (cerca de Sayula) donde se encontraba el vendedor con los estantes y platicamos con el, de hecho nos hicimos buenos amigos, el era dueño de una bodega muy grande ubicada en el libramiento de aquel municipio, y pues, ya platicando nos comento  que los estantes los vendía porque la empresa a la que le rentaba la bodega, decidió no pagarle la mensualidad, y así, el recuperaría un poco de ese dinero, en ese momento compre dos estantes mas que nada para mi uso personal, pero...

Al día siguiente y convencidos de que los estantes estaban muy economicos, regresamos por mas, ocho para ser exactos, porque teníamos en mente abrir el negocio, sin embargo en ese momento no teníamos suficiente capital y decidimos gastarnos la quincena en esos estantes ¡Benditos estantes! Debo mencionar que de todas esas ocasiones que fui a comprar estantes mi madre me acompaño, generalmente siempre salíamos juntos cuando se trataba de pasear 

Después recuerdo regresar a casa y arrumbarlos un poco, al final, seguía teniendo la idea de iniciar el negocio con mi mama, así que, en vista de que mi madre no me dijo cuando iniciaríamos, decidí impulsarla un poco, pues, sabia que cuando viera que realmente me importaba el negocio, ella tomaría acción. 

Así pues, luego de meditar y ahorrar un poco, comencé comprando todas las herramientas, yo tenia mi laptop que terminamos usando para el negocio, compre una impresora, una guillotina, una perforadora y en fin varias herramientas, buscamos empresas y negocios para surtirnos y decidimos ir a comprar nuestra primera surtida, ¡Vaya suerte la de ir sin experiencia! terminamos comprando productos un poco caros, pero así comenzamos, ganandoles muy poco, y como yo inverti en herramientas, a mi madre le toco comprar productos, recuerdo que compro un poco de libretas, de varios rayados y tamaños, unos pocos marcadores, unos lapices, lapiceras, y asi, poquito de todo, hasta que nos dimos cuenta que eran demasiados estantes para tan pocos productos, sin embargo el negocio y la atención que brindamos nos ayudo a que esto funcionara, y así aperturamos el 22 de julio de 2019, y así comenzaron también nuestros servicios, pues yo sabia perfectamente realizar varios tramites cotidianos

El primer dia no lo olvido, colocamos nuestras mesas, mi mamá estaba entusiasmada y a la vez preocupada, pero aun así nos pusimos manos a la obra, pintamos la cochera de la casa, acomodamos los estantes y nos pusimos a colocar precio a los productos, mi mama siempre fue la de las cuentas, porque para eso como dicen por ahí, se pintaba solita, practicábamos como sacar copias, les mostraba como tramitar la CURP, el RFC, las actas de nacimiento, las impresiones, y, nosotros fuimos pioneros por lo menos en Sayula, de implementar la estrategia del Whatsapp para enviar archivos, es algo que a la gente le gusto muchísimo, porque era tan sencillo como enviar por whatsapp el documento, luego ir a la pape, decir de que numero lo enviaste y pum, ¡impreso!.

Mi mamá le tomo cariño al negocio y por ello poco a poco comenzó a tener forma, y mas allá de eso, comenzó a formalizarse, tramitamos la licencia municipal, nos dimos de alta en Hacienda, empezamos a registrar las ventas y terminamos contratando personal, en poco tiempo me refiero a.. tal vez 5 o 7 meses, en fin, la gente recurría a nosotros para cualquier tramite que se les ocurriera, sacabamos estados de cuenta del Infonavit, el numero de seguridad social, hasta la nomina de pensionado del ISSSTE, en fin.. para ser la primera parte, creo que es suficiente, la próxima, abordare como fue que nos animamos a aperturar sucursales, ¡esta de lujo!, por ahora es suficiente, espero y esto lo lean varias personas, que.. como mi mama, sueñen con su negocio. 

Por: Alejandro López Avalos

Director General de Grupo Avalos